martes, 7 de mayo de 2013

Perfumes de inspiración andaluza





El perfume de la Emperatriz

http://www.perfumisimo.com/blog/2011/01/29/el-perfume-de-la-emperatriz/

 


 

Cuando Pierre-François-Pascal, fundador de Guerlain, ya hubo conseguido una buena prensa por la calidad de sus productos y una clientela selecta, la creación de L’Eau de Cologne Impériale fue el toque de gracia definitivo para la inmortalidad de su saga. Seguro que fue uno de los secretos que hizo que Napoleón II cayera prendado a los pies de Eugenia de Montijo. Posteriormente, la firma Guerlain solicitó a la casa imperial su permiso para ponerla a la venta al público.


Curiosamente ha sobrevivido durante más de siglo y medio, y sigue comercializándose. Para los que tengan el gusto de ir a París, le recomendamos visitar la tienda que Guerlain dispone en los Campos Elíseos, un auténtico pequeño palacio de la cosmética y la perfumería, donde podrá admirar en su planta alta la exposición del famoso frasco de Eau de Cologne, desde su tamaño de litro hasta las más pequeñas de 500 ml, o 100 ml en formato vaporizador. Es un frasco exquisito de vidrio grabado con el motivo de la familia imperial: las abejas. Una lazada final asegura el tapón para evitar su apertura hasta su uso definitivo.

 

Los encargos de lujo del frasco llevan facetado las abejas endorado y puede inscribirse, como una reina, hasta las iniciales en oro. Lujos muy personales y que requieren que se soliciten como mínimo con un mes de antelación.


La composición de la fragancia es una  agua fresca y ligeramente floral con un toque de hespéride muy sútil que gustó tanto a Eugenia de Montiijo que nombró a su creador Pierre-François-Pascal, Perfumista Proveedor de Su Majestad la Emperatriz.  Su exitó despertó las envidias de las otras casas reales e imperiales europeas que tomaron a la casa Guerlain como su proveedora habitual.



INSPIRACIÓN: UN JARDÍN ANDALUZ



En 1806, el perfumista francés Jean Marie Farina creaba una Eau de Cologne que él mismo describía como "Una composición de naranjas, limones, pomelo, bergamota, flores y frutas que recuerda a los jardines de Italia que bordean el Mediterráneo". No es hasta el año 1862 cuando Farina se incorporaba a la casa de perfumería francesa Roger & Gallet, y la firma se hacía transmisora de que esta gran Eau de Cologne llegara intacta hasta nuestros días.
Desde entonces, la familia de fragancias que recrean los jardines de todo el mundo es una de las constantes de Roger & Gallet, y así, nos encontramos con Cedrat y los jardines Calabreses; Gimgembre y los jardines de Rajastán; Thé Vert y las laderas del monte Fuji; Lotus Bleu y los jardines de Egipto; y ahora Bois D'Orange que recrea los jardines andaluces.
 
Andalucía siempre será una fuente de inspiración inagotable para los artistas en cualquiera de las expresiones que tome el arte. Por supuesto, el de la perfumería también y no son pocas las fragancias que se han creado en torno a sus ciudades o rincones. Como nota más característica, la flor de azahar que cada primavera inunda Sevilla y un infinito número de jardines anónimos por toda Andalucía, donde las flores, los cítricos, las especias y las maderas mediterráneas se mezclan con una fórmula mágica y secreta. Notas radiantes que envuelven los días de sol y que se transforman en puro misterio cuando llega la noche. Es el legado árabe en Andalucía (también en todo Levante). Una herencia muy nuestra que traspasa fronteras y se convierte en perfume.
Bois D'Orange tiene una salida muy fresca gracias a las esencias de mandarina, hierbabuena y verbena. Enseguida llegamos a su corazón de nerolí, una esencia de naranja amarga y un tanto especiada que se une a la esencia de la flor de naranjo. Las notas almizcladas del ámbar claro le dan la nota sensual; y las maderas de palisandro y cedro del Átlas le dan profundidad. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cuál es la razón de que se fomenten los tópicos que denigran y ridiculizan la imagen de Andalucía?