domingo, 29 de diciembre de 2013

"Amanecer en Tarsis" de Pedro Jesús Cañada


AMANECER EN TARSIS



1er. Fragmento de la JORNADA TERCERA


La voz del maestro suena a arena calcinada del desierto, efectuando las pausas obligadas como si le costase desnudar los versos que ha escrito bajo los efluvios de la madrugada. El poema dice:

"Hoy siento la inmensidad del mar
en el eco mínimo de las piedras,
y quisiera parecerme a esos dioses de sal
que me miran y son tierra
sin ser lejanía o imaginación.

Hoy corro dentro de mí
y no alcanzo a ese caballo salvaje
que me desprecia con sus ojos enfurecidos.

Hoy como en un prado yerto,
como si me crecieran alas enormes,
como un viento de aristas cortantes,
como el fin de las islas deshabitadas,
como la virginidad triste de las tinieblas.

Así me parto en estos instantes
de miel y veneno.
Como si quisiera dominar
las estrellas errantes,
como un marino desenterrado.

Sin embargo,
como si me crecieran alas enormes.
Como las águilas".


 2º Fragmento de JORNADA TERCERA


El maestro aprisiona el pliego de papel y me lo entrega con un gesto de descargo, eclipsados los ojos por el sufrimiento que aguanta como un recio guerrero. En él se lee:

" 1º. Desconfía del fuerte si al estrecharte la mano crujen tus huesos y él no sonríe.

  2º.Alza repetidamente los ojos hacia el cielo. Una pausa de estrellas puede alumbrarte cuando hayas devorado impunemente el sol que te abrasa.

  3º. Retrocede siempre y compara con independencia de sumo sacerdote. Encontrarás un punto de apoyo para no caerte.

  4º. Piensa que no estás solo en el mundo tu apenas eres una semilla, y ni siquiera podrías alimentar a tus buitres interiores.

  5º. No jures en falso ni concedas  honores superfluos a los dioses. Ellos son eternos y raramente olvidan a los necios gobernantes.

  6º. Reparte justicia desde la autonomía a tu conciencia, y no hagas caso de las amenazas.

  7º. Haz balance a diario como un escribano laborioso, pero no te desanimes ante los fallos cometidos. Al día siguiente los enmendarás con más decisión, porque eres rey y conoces tus debilidades humanas.

  8º. Retén tus impulsos conquistadores y traga la sangre de tu pueblo en la madrugada; mas si no te ahogas, lánzate a la invasión.

  9º. Sé tú mismo, sin impurezas.

10º. Da gracias a los dioses por la bondad que te conceden cada mañana con un soplo nuevo de existencia. Ellos son tus aliados y acudirán a tu llamada".

Fragmento de la JORNADA CUARTA


Nos alumbra la noche de esmaltadas riberas, porque las teas de los edificios próximos apenas son diminutos granos de trigo. Tarsis parece otra en cuanto se oculta el sol del día tras las montañas de perfiles acuchillados. El olor a miel de romero da paso al vientecillo de las tabernas, y toda la ciudad se inunda de sombras solitarias que buscan en las afueras un pellejo de vino para sepultar las miserias diarias y los conflictos sociales. Hombres libres y esclavos, agricultores de faz tostada, artesanos del bronce y de la arcilla, marinos locuaces con historias de islas encantadas, traficantes que te venden  sus entrañas y algún que otro príncipe afligido que se disfraza como un focense y se aísla con la jarra plateada en la mano hasta que se desploma como un saco de harina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cuál es la razón de que se fomenten los tópicos que denigran y ridiculizan la imagen de Andalucía?