lunes, 27 de octubre de 2014

El Flamenco en la Real Academia Española






 
Sevilla 22-10-14


CON MOTIVO DE LA 23ª EDICIÓN DEL DRAE,
EN LO QUE SE REFIERE AL FLAMENCO


   Señores académicos:

    He de reconocer que la representación del mundo del flamenco, en la edición 23ª del Diccionario, ha mejorado sustancialmente, con respecto a las anteriores. Quienes venimos batallando por este asunto, desde hace años, podemos sentirnos razonablemente satisfechos, aun con algunas reservas y matices que habría que hacer más adelante. Pero por fin el prodigioso mundo de la música andaluza tiene el tratamiento que se merece, y no aquel fárrago de imprecisiones, ambigüedades, insufribles ortografías y, lo peor de todo, clamorosas ausencias. Todo ello acusaba un inaceptable descuido -cuando no desdén-, por esa seña de identidad de Andalucía, que ha prestado innumerables servicios a la presencia de España en el mundo. (Eso sí que es una marca).

    Sin ánimo de abordarlo todo, un primer análisis nos descubre que, por ejemplo, ¡ya viene toná!, así escrito, una de las madres del cante, definida como “palo flamenco perteneciente al cante hondo”. (Solo faltaba haber dicho jondo, pero también esta palabra la encontraremos en su sitio, remitiendo a cante). Todo un triunfo. La seguiriya, tal cual. Como granaína, o media granaína, o alboreá. (¿Qué trabajito les habrá costado a algunos aceptar esa ortografía!) Por primera vez aparecen bambera, cantiña, caracoles, marianas, mirabrás, taranto, trillera, y en su acepción flamenca el garrotín; el tango, la milonga y la vidalita, que antes se circunscribían al ámbito hispanoamericano. Se reconoce -ya era hora-, la rumba, como “palo flamenco”; habría que añadir alguna mención a la versión catalana, ahora que tanto se echan en falta los puentes entre Cataluña y el resto de España.

    Igual o más interesantes son las nuevas acepciones, empezando por que se utiliza la expresión genérica “palo flamenco”, para todos, cuando antes reinaba una caótica algarabía de “”aire popular”, “canción andaluza”, “canto popular andaluz”… Se ha avanzado en las definiciones, como en la propia palabra flamenco, que ha superado la ambigüedad anterior, y queda como “Dicho de una manifestación cultural, o de su intérprete, de carácter popular andaluz y vinculado a menudo al pueblo gitano”. (Aquí vendrán los matices que antes decíamos, pues no a todos contentará). Se ha corregido acertadamente el artículo bulería, como “palo flamenco de ritmo vivo que se acompaña con palmas”; compárese con la versión anterior, que hablaba de “cante popular que se acompaña con palmoteo”. En fin, todavía quedan cosas que afinar, y algunas ausencias. (No hablemos de otros muchos andalucismos, que dejaremos para otro día). Hoy es justo reconocer que se ha avanzado notablemente en este capítulo del flamenco. Un poco –o bastante- tarde, pero en el buen camino. Enhorabuena, y gracias. 

Antonio Rodríguez Almodóvar
Escritor y filólogo.








CULTURA La Academia se reconcilia con el flamenco

La RAE se arranca por bulerías

  • La Academia recoge y revisa algunos términos del cante y el baile flamencos

  • El escritor Rodríguez Almodóvar se felicita por que se haya puesto fin al 'desdén' 


    EFE Sevilla : 25/10/2014 20:32 horas

    El escritor y profesor Antonio Rodríguez Almodóvar, que durante años ha denunciado las "clamorosas ausencias" de términos relativos al flamenco del "Diccionario de la Real Academia" (DRAE), ha elogiado la incorporación de estos que hace su última edición, así como que se hayan mejorado las definiciones.

    En declaraciones a Efe, el autor ha considerado estas incorporaciones como un "salto cualitativo" dado por la Real Academia en la valoración del flamenco, que, en su "Diccionario", estaba "poco y mal representado".

    Las nuevas incorporaciones permitirán, a juicio de Rodríguez Almodóvar, "servir de base para un discurso coherente, con buenas definiciones" de términos que antes, en algunos casos, resultaban "casi ofensivas".

    Aunque ha felicitado al conjunto de los académicos, el autor, que durante decenios ha reclamado en artículos en la prensa nacional y en publicaciones especializadas un lugar para el flamenco en el DRAE, ha citado expresamente a Darío Villanueva y José María Merino.

    La nueva edición, la vigesimotercera, en lo que atañe a la representación del mundo del flamenco, "ha mejorado sustancialmente, con respecto a las anteriores", aunque aún puedan efectuarse algunas reservas y matices que habría que hacer más adelante.

    "Por fin el prodigioso mundo de la música andaluza tiene el tratamiento que se merece y no aquel fárrago de imprecisiones, ambigüedades, insufribles ortografías y, lo peor de todo, clamorosas ausencias" que ha padecido hasta ahora en el DRAE, según Rodríguez Almodóvar, especialista en narrativa popular.
    'Descuido y desdén'



    El escritor Antonio Rodríguez Almodóvar. EFE

    Esa situación ha sido achacada por el profesor a "un inaceptable descuido, cuando no desdén", por la que ha considerado como una de las señas de identidad de Andalucía.

    Entre los términos destacados por el autor que han sido incluidos en el "Diccionario" está "toná", así escrito, como se pronuncia en Andalucía y en los ambientes flamencos, un palo que supone "una de las madres del cante".

    Toná se define ahora "palo flamenco perteneciente al cante hondo", lo que Rodríguez Almodóvar interpreta como "todo un triunfo" para quienes, como él, llevan años reivindicando que el "Diccionario" se abriera al flamenco, que además de patrimonio inmaterial de la humanidad es una de las señas culturales por la que se identifica a España en el mundo.

    También ha destacado la inclusión de "seguiriya", "granaína", "media granaína" y "alboreá", y ha bromeado con el "trabajito" que les habrá costado a algunos académicos aceptar esa ortografía de reminiscencias tan populares.

    Igualmente, ha señalado que hayan entrado en el diccionario "bambera", "cantiña", "caracoles", "marianas", "mirabrás", "taranto", "trillera" y en su acepción flamenca el "garrotín".

    Además de "tango", "milonga" y "vidalita, que antes se circunscribían al ámbito hispanoamericano, y que se haya reconocido la rumba, como tal "palo flamenco".

    También ha valorado el empleo como expresión genérica de "palo flamenco", para todos esos cantes, cuando "antes reinaba una caótica algarabía de 'aire popular', 'canción andaluza', 'canto popular andaluz'" y que se haya avanzado en las definiciones, como en la propia palabra flamenco, que "ha superado la ambigüedad anterior".

    "Flamenco" equivale ahora a algo "dicho de una manifestación cultural, o de su intérprete, de carácter popular andaluz y vinculado a menudo al pueblo gitano".

    En esa última apreciación, según el profesor, caben matices que ha confiado que puedan hacerse en futuras ediciones.

    "Se ha corregido acertadamente el artículo 'bulería', como 'palo flamenco de ritmo vivo que se acompaña con palmas', cuando antes se decía, 'cante popular que se acompaña con palmoteo'", ha añadido.

    Este avance se produce "tarde, pero en el camino adecuado", según Rodríguez Almodóvar, quien ha confiado en que en futuras ediciones se vayan incorporando otros muchos andalucismos de otros campos semánticos.




     Fuente del texto: www.rae.es 
     (Del neerl. flaming).

    1. adj. Natural de Flandes. U. t. c. s.

    2. adj. Perteneciente o relativo a esta región histórica de Europa.

    3. adj. Se dice de ciertas manifestaciones socioculturales asociadas generalmente al pueblo gitano, con especial arraigo en Andalucía. Cante, aire flamenco.

    4. adj. coloq. Chulo, insolente. U. t. c. s. Ponerse flamenco.

    5. adj. coloq. Dicho de una persona, especialmente de una mujer: De buenas carnes, cutis terso y bien coloreado. U. t. c. s.

    6. adj. P. Rico. Delgado, flaco.

    7. m. Idioma flamenco.

    8. m. Cante y baile flamenco.

    9. m. Ave de pico, cuello y patas muy largos, plumaje blanco en cuello, pecho y abdomen, y rojo intenso en cabeza, cola, dorso de las alas, pies y parte superior del pico.





    1. m. Acción y efecto de cantar cualquier canto popular andaluz o próximo.
    2. m. Cualquier género de canto de estas características.
    3. m. Acción y efecto de cantar (tener señales evidentes de algo).
    ~ flamenco.
    1. m. cante andaluz agitanado.
    ~ hondo, o ~ jondo.
    1. m. cante más genuino andaluz, de profundo sentimiento.




    1. f. Jolgorio, jarana.
    ~ flamenca.
    1. f. En Andalucía, reunión bulliciosa en la que se canta, se bebe y se baila flamenco.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cuál es la razón de que se fomenten los tópicos que denigran y ridiculizan la imagen de Andalucía?