martes, 23 de septiembre de 2014

Pregón taurino de Esperanza Aguirre en la Feria de Abril.

Posted by CGINYZ


Pregón taurino de la Feria de abril



Y es a Sevilla a la que quiero dedicar el final de mi faena.

Se ha dicho y escrito tanto sobre Sevilla que a mí puede que me pase lo mismo que al sevillano Manuel Machado cuando quiso definir en un poema a todas las capitales andaluzas. A todas les dedica unas precisas y preciosas palabras para definirlas, pero, cuando llega a Sevilla, ya no se atreve a decir nada. Porque diciendo “Sevilla” considera que ya está todo dicho.

Aunque no tengo el talento del mayor de los Machado, que con la media verónica de su famoso poema ya lo dejó dicho todo, sí que me atrevo a decir algo de esta ciudad, que, como antes he afirmado de los Toros, también es en sí misma una obra de arte total. Y mucho más en abril. Como dijo el inglés Havelock Ellis, en su obra “El alma de España”: “nada puede compararse a Sevilla en abril”.

Mi amigo el profesor y poeta Jon Juraisti paso dos años de su juventud universitaria en Sevilla. Y al saber que yo tenia la alta responsabilidad de pronunciar este pregón, ayer mismo me hizo llegar un soneto que dedica al recuerdo de sus años sevillanos que tengo el honor de pronunciar por primero vez ante Ustedes.

¿Cómo llegar a ti, noche a través, Sevilla de mi roja mocedad? Imágenes del antes, regresad Al pesaroso tiempo del después.
Y pues ya no es posible caminar Hacia el oro perdido del albor, Recordadme su raro resplandor, Arenal, torres, río y alminar.
Restituidme un sueño de andaluz, Verdes riberas del Guadalquivir; Dame un día de sol donde vivir, Oh, Puerta de Jerez llena de luz.
Alegradme este triste atardecer, Parques, glorietas, fuentes del ayer.

El aire, la luz y el olor de Sevilla son para mí únicos en el mundo. Todo en Sevilla es belleza. Por eso no es extraño que sea la capital mundial de la belleza ni que aquí surjan los grandes artistas como por generación espontánea.

Pintores, como los sevillano Velázquez y Murillo. O como Alonso Cano y Zurbarán, que aquí se educaron y se hicieron grandes.

Poetas como Bécquer, los Machado, Cernuda, Aleixandre, Gutierre de Cetina, o Fernando Villalón, que además de poeta era ganadero de bravo.

Y toreros…, desde Pepe Hillo a Morante, pasando por El Espartero, los Gallos, Bombita, José y Juan (que fueron los más grandes), Ignacio Sánchez Mejías, Chicuelo, Cagancho, Pepe Luis y Manolo Vázquez, Pepín Martín Vázquez, Antonio Bienvenida, que, aunque nacido en Caracas, en Sevilla fue bautizado y a Sevilla perteneció espiritualmente como hombre y como torero, Manolo González, Diego Puerta, Paco Camino y Curro, Curro el único.

He querido citar a algunos de los más grandes toreros sevillanos para rendirles aquí mi pequeño homenaje. Ellos también han ayudado a que Sevilla sea lo que es.

Estaba expresando mi admiración, que es veneración, por esta “ciudad de los encuentros amorosos y de los finales trágicos”, como la definió el ya citado Francis Wolff, escenario de 214 óperas y patria de Don Juan.

Una ciudad en la que se respira el aire de las grandes capitales de la cultura del mundo. Donde todo está lleno de señorío y que para mí es, y esto lo considero trascendental, la capital mundial de la buena educación.

Eso, la buena educación, se ve, sobre todo, en los tendidos de la Maestranza, donde el público, entendido como el que más, administra su aplauso, su silencio y, a veces, su indiferencia, para con lo que pasa en el albero con un sentido del equilibrio, una sensibilidad y una inteligencia insuperables.

Si hoy es importante ponderar, como he hecho en este Pregón, el valor, la valentía, tampoco está de más reivindicar la buena educación. Materia en la que hasta el sevillano más humilde podría ser catedrático.

Con la alegría de estar en Sevilla y con la satisfacción de haber hecho el paseíllo en este Teatro para pregonar su Feria, sólo me queda esperar que el veredicto de ustedes, el respetable, sea benévolo con mi faena, en la que, a falta de otros méritos, he puesto todo mi amor a la Fiesta y toda mi inmensa admiración por Sevilla.
¡Que Dios reparta suerte, que los toros embistan y que los toreros triunfen en la Feria que esta tarde comienza!

Muchas gracias.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Cuál es la razón de que se fomenten los tópicos que denigran y ridiculizan la imagen de Andalucía?